Blogia
A bitácora de Vesania:

LA GENERACIÓN PINZA.

LA GENERACIÓN PINZA.

Tenía una chica colombiana que me venía a ayudar a casa algún día, que aquí la presente no daba ya para más. Se ha quedado embarazada, y como tenía a su otro peque de dos años en su país, ha decidido volverse.

Así que volvía a poner un anuncio. Esta vez, al contrario que antes me llamaron un montón de personas en muy poco espacio de tiempo, supongo que la crisis es también la culpable de ésto.

El caso, es que no me gusta a mí lo de la selección de personal, así que cogí a la primera que llamó, una señora española, de 62 años me comentó. ¡¡Mayor que mi madre!!

Como buena señora y española, charra por los codos, y en menos de 2 días que ha venido me sé su vida y milagros. A veces pienso que podría venir sin cobrar con la terapia que le hago, :-)

Bromas a parte, reflexionaba yo hoy sobre sus tristezas y me removía un poco, me contaba:

Mi marido, es "de los de antes" - como se encarga ella de enfatizar-  jubilado, sentado en el sofá, revolviendo todo y con un genio horrible a todas horas. Que no es que fuera una amabilidad antes, pero la jubilación y esa menopausia que les entra a los hombres......, sí sí, que dijeron en saber vivir, que es así, que a los hombres les pasa.... - me dice sin bromas-.El caso es que yo estoy muy mal, ¿me entiendes?, he pensado en divorciarme, pero para qué a estas alturas, me da vergüenza ya, y total....

Y tengo a una hija en casa, moza ya, que se ha empeñado en tener coche, para ir y venir con el novio, y que como no les daban el préstamo, pues que se lo he hecho yo, a escondidas de mi marido, para que no ponga el grito en el cielo como hace con todo,  y claro, no me llega, así que me he tenido que poner a trabajar por las casas..., y luego están mis padres, sabes, que son muy mayores ya, y tengo que estar pendiente, y que tienen un genio muy malo niña, "de los de antes" vuelve a repetir con tristeza...., y aquí estoy yo, en medio, que no me merezco que me traten así, pero qué le vas a hacer...

Ni qué decir tiene que me daban una ganas enormes de pegarles una patada en el culo a su marido y a su hija aún sin conocerles. Pero luego reflexionaba un poco sobre las mujeres de esta generación y aunque efectivamente haya de todo, sí que es una generación pinza entre la tradición, sus padres, sus maridos, y supongo que, aunque me fastidie incluírme y estoy lejos de esa hija egoísta, también los hijos. Mujeres que no han tenido su momento nunca, que nunca han tenido tiempo para ellas, y que su vida es trabajar de sol a sol para que una panda de egoístas a su alrededor estén siempre de mal humor, y exigiendo más de la burra.

De vez en cuando hay alguna que se lía la manta a la cabeza y gritando ahí te pudras se va de casa, pero no es lo normal.

Mujeres que sacrificaron su vida laboral (las que la tenían, y les dieron estudios, que a muchas ni les dejaron, que eso era cosa de hombres...) por el cuidado de los hijos y ¡del marido!, y que no tienen más dinero que la pensión del marido.... un marido que les ha caido como una losa con la jubilación y cuya exigua alegría diaria es mandarlo a la compra, y perderlo de vista unas horas, aunque pierdan más tiempo en hacerle la lista especificándoselo todo:

-"coge carne, pero que te pongan melosa, pero sólo si está por debajo de 9 euros, sí de la de guisar, y que te la corten a trozos medianos, que si te los hacen muy pequeños se queda muy seca, siii, y fíjate bien que no tenga los bordes oscuros el tajo, que eso es que lleva muchos días en la tienda....."

Mujeres que llevan toda una vida sin quejarse más que con algún extraño que las escucha de vez en cuando, sabiendo que ya no tiene remedio nada y que esa es la vida que les ha tocado vivir por la gracia de Dios, del Caudillo y de la madre que las parió....

Hemos recordado esta semana el día contra la violencia de género, y hablamos de malos tratos cuando hay golpes físicos, pero no tenemos en cuenta ésto, a lo mejor porque las estadísticas ya no aguantarían el número bestial de mujeres en esta situación. Mujeres prisioneras de los tiempos que les tocaron vivir y que ahora no hay ley ni Gobierno que las pueda sacar de ahí.

El caso, es que desgraciadamente, tiene poco remedio, es cierto, pero aún con todo no deberiamos poder aceptar que estas mujeres no tengan su momento, aunque sea tarde, aunque sea ya mayores, sin esperar a que mueran sus padres o se divorcien... porque se merecen como nadie estar traquilas, y descansar, y disfrutar algún dia de sus vidas, aunque sea muy de vez en cuando... porque se lo merecen todo...

A veces pienso que ellas han sido de verdad la víctimas del franquismo en España y que ésta sí que es, (las otras también!!),  la fosa común que deberíamos abrir....

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

laMima -

Que dolor, que pena me da leer esto.
Un día lo hablaba con Luisa Miñana: hay una generación de mujeres en este país que fueron enterradas en vida. Aunque suene duro es así, y ellas a su vez en algunos casos han sido duras con su descendencia pero.....demonios, es que no hay derecho tía.
Besos mosqueaos.

Santi -

Una amiga está escribiendo sobre este asunto, entre otros motivos como homenaje a su madre, y a todas esas mujeres que vivieron/viven ocultas tras un padre, un marido y unos hijos. Le paso tu enlace. Cuando salga publicado, te aviso.

Inde -

Con la boca abierta me dejas, Vesania. Eso es, sí señora. "La generación perdida", más perdida aún que ellos.

cocoliso -

Pues mira que recuerdo yo que, hace algún tiempo, un profesor de Economía, Usoz o algo asín, publicó un artículo en el Heraldo donde decía que la memoria histórica debía empezar por reconocer a la generación de nuestros padres, cómo las pasaron, como salieron adelante y cómo nos sacaron adelante. No podría estar más de acuerdo. Besote, señora.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres