Blogia
A bitácora de Vesania:

LA PRINCESA PROMETIDA Y POCOYÓ.

LA PRINCESA PROMETIDA Y POCOYÓ.

- Mami, cuéntame un cuento...

- Ixeia, cariño, que es tarde ya, que acabo de llegar de Burgos y estoy agotada, ¿mañana?

- ¿En Burgos hay castillo?

- Sí cariño, en un parque precioso...

- ¡¡Me cuentas un cuento de un castillo, una princesa y pocoyó!!!.

- joeeer.... :-)


Érase una vez en un país muy lejano, habitaba una princesa en un castillo precioso.

La princesa que era muy guapa y muy inteligente, gobernaba con alegría aquel reino de ensueño.

Era un lugar mágico, donde brillaba el sol, y el cielo era hermoso todos los días. Crecían toda suerte de chucherías y  de flores preciosas y todo el mundo era tremendamente feliz.

Un día en que la princesa paseaba por las almenas, observó acercarse a lo lejos un raro objeto.

¿Será un pájaro?

¿Será un avión?

Nooooo. ¡¡¡¡¡ Es Pocoyó en su vamoosh !!!

La princesa se alegró mucho, pues hacía mucho tiempo que no veía a su amigo.

Bajó corriendo las escaleras de tres en tres y salió con enorme alegría a recibirlo.

- ¡Qué guapa estás princesita!  ¡qué reino tan bonito tienes!

- ¡Qué alegría volver a verte Pocoyó ! ¿qué haces tan lejos de tu cuento?

- Pues me acordé cuando jugabamos juntos de pequeños, en la misma estantería, y he venido a verte.

La princesita y Pocoyó, contentos y felices, pasaron unos días jugando, riendo y charlando muchísimo, por los alrededores del reino.

- Qué bien se está aquí princesita, ¡me quiero quedar más tiempo contigo!

A la princesa le apetecía muchísimo, pero sabía que las reglas de los cuentos lo impedían, y Pocoyó también.... ¡¡vaaayaaa!!

- Pero eso no puede ser Pocoyó, ya lo sabes.

Cada personaje tenemos que estar en nuestro cuento,

¡¡menudo lío que organizas si no!!

- Joooooooo, pero es que es ¡¡¡taaaaaaaan divertido estar juntos!!!

- Pero no ves que tu azul es muy diferente, ¡¡que en este cuento todos los azules son del color de la Torre del Agua!!

Además tus amigos te echarán mucho de menos,  ¡tienes que volver a jugar con ellos!

Pocoyó, frunció el ceño.

La princesita lo abrazó mucho, mucho y mucho.

Le ayudó a subir al vamoosh, y le dió un beso. Un beso mágico ....

  ¡clinck!,

y Pocoyó apareció de nuevo en la colección de cuentos en la que debía de estar.

Siete estantes más allá del cuento de la Princesa Prometida, y al lado justo de todos los CD ordenaditos con sus aventuras. Donde le esperaban toooodos sus amigos.

y colorín, colorado, este cuento se ha acabado...

-¿Te ha gustado Ixeia?

- Sí mami, bueno no mucho... ¡es muy ordenada tu princesa!

- Jajajajajajaja, sí cariño, va a ser eso, :-)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Vesania.- -

Besos a las dos... le tengo especial cariño a este "cuento" :-))
Cuando los llevo al cole por las mañanas (cuando estoy en Zaragoza) siempre que se oye pasar un avión decimos eso de: "¿es un pájaro?¿es un avión? y ellos gritan: "¡¡¡¡noooooooo, es Pocoyó en su vamooooosh!!!" riéndosen a carcajadas... :-)

laMima -

Las princesas de mi casa están en una caja de plástico despeinadas y en actitudes un poco peliagudas junto a unos ponys horrorosicos con el pelo de colores.Arg.
Pocoyó en el fondo de la cuna, que lo mismo se ha ahogado con tanto moñaco en pelotas encima.
Esta mañana he puesto algo de orden en la cosa..pero "algo", no creáis. En estos momentos mi salón es un plató de rodaje con parte de la moñaquería (playmobil incluidos) y las cintas de VHS haciendo de decorado.
Hala, prepárame un cuento para arreglar eso, porfaplis...
Besos..desmoralizados.
PD Por cierto, has puesto a Pocoyó en tu blog. Prepárate para una invasión de visitas hija, que en el mío ya van chiquicientas mil solo para buscarlo. A ver si así nos repartimos el tajo...jeje

Inde -

Joer, pues Ixeia tiene razón!
Las princesas en mi casa están al lado de Spiderman, de las Polly Pocket (que a veces también se pasan a princesas sin despeinarse; o, bueno, más bien bastante despeinadas de suyo), de la súperpistola de Star Wars y de los Little People. Vamos, que viven juntos y bastante revueltos. Para mi desespero.

Hasta los cuentos están hechos un caos.

Pero vaya, que ni de lejos me salen tan chulos como éste... Ya que te pasas la vida por las carreteras de dios... ¿no has pensado que tienes unas enormes posibilidades como titiritera?

:)

Besitos fantastico-desordenados,
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres