Blogia
A bitácora de Vesania:

CONFIDENCIAS AL BORDE DE LA ALMOHADA.

CONFIDENCIAS AL BORDE DE LA ALMOHADA.

La web de la cámara de comercio de Toulouse me ha dado la puntilla a un dia que ya sabía que me iba a costar llevar... y no es porque tengan una web fea o mala, todo lo contrario... y no es porque no me aclare con el idioma, todo lo contrario... es porque desde que he cogido la autovía de Leizarán esta tarde... le he estado dando vueltas a una idea fija... por primera vez en estos 6 años...me estoy planteando dejar este trabajo.

Sí ya sé que no son buenos tiempos para salir de algo que controlas y es más o menos estable, ya sé que adoro conducir, el coche y la carretera, incluso la soledad de los hoteles..., sí ya sé que no soy chica para oficina de 8 a 3... perooo...

Hay días en que me siento pequeña frente a todo y me pesan como losas los casi 5.000 kms que me meto entre pecho y espalda cada mes.
Siento como agujas de hielo las risas de mis hijos al otro lado del teléfono, y no soporto verlos por el skype con cara de asombro y buscándome detrás del portátil.... y no poder salir de la pantalla y comérmelos a besos...

Hay días que los hoteles dejan de ser amigables, aunque me conozcan por mi nombre y se sepan de memoria mis gustos y mis preferencias, y me traten como si estuviera en casa, porque me doy cuenta de que NO estoy en casa.

Y lo que a menudo es una válvula de escape, a veces, se vuelve contra mí, y deja de merecer la pena si no puedo tumbarme con Ixeia a inventarme un cuento nuevo de Pocoyó y la princesa.... o si no puedo rodear con mis manos a Jaime mientras le oigo respirar con su chupete...o cuando me despierto sin más en medio de la noche y no puedo acurrucarme contra Fernando y sentir que nada malo puede pasarme.... y veo que estas almohadas de hotel huelen a plancha industrial y a lejía, y no tienen esa caricia que te deja la ropa de casa...

...........................

Supongo que será simplemente un bajón estúpido y aislado, supongo que será este mes de abril, revuelto, lluvioso y frío que me está zarandeado con más violencia que de costumbre, o será que estoy más flojita ultimamente, será seguramente que se me vienen encima retos profesionales paralizantes, será, será... será que en el fondo soy sobretodo una madre... aunque me empeñe en ser más cosas... Será que soy humana, solamente eso... y que no me doy ni un aire con superwoman aunque me empeñe.... será... será...

Será que me tendría que ir a dormir.... y dejar esta mierda de post perderse en el limbo de los nodos de la red...


Buenas noches....

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

cocoliso -

Ay, querida, usted sabe bien cómo la comprendo (y más en días como hoy, recién aterrizado en el país donde sabemos a qué huelen las nubes). Yo también tengo esa tentación, y siempre (1) comparo nuestra situación con los tiempos en que mi padre se encontraba en situaciones parecidas (eso me da fuerza y me hace maldecir que males necesarios como el Skype no hayan aparecido equis años ha) y (2) me lleva a decirme que esto no es más que un arreglo transitorio hasta que pase un loquesea que reunifique la familia. Muchos besotes y muchísimos ánimos.

Aurora -

Te entiendo, te comprendo, comparto la misma experiencia que tu aunque mis hijos ya sean mayores... Estar lejos de casa le baja la moral a cualquiera. Pero hay que trabajar... y ser mujer es mu complicaooooo.
(Me he convertido en fan de tu blog. Lo añado a mis favoritos ¿puedo agregarte al mío?)

Inde -

A mí, cuando me dan estas reboleras, me acuerdo de dos cosas:

--de una amigueta de mi edad que me contaba que su madre habría querido trabajar fuera de casa y que tenía la formación sobrada para hacerlo, pero que en sus tiempos tuvo a todo el mundo en contra y se tuvo que dedicar a lo que se dedicaban todas: a ser mujer de su casa y criar a sus hijos; y que esa tristeza la arrastró siempre, y que ella, de chica, habría deseado más que nada en el mundo que su madre hubiera podido trabajar, para verla contenta y feliz.

--de otra amiga, también de mi edad y ama de casa, que me dice que tiene esa misma sensación de estar desatendiendo a sus hijos, porque cuando ellos la reclaman ella siempre está haciendo otra cosa: planchando, limpiando, haciendo comidas, colgando las cortinas o lo que sea; que esa faena se la acaba comiendo, lo mismo que cualquier otro trabajo fuera de casa, así que la mala conciencia la tiene igual.

No creas que a mí no me pasa lo mismo que a ti, ¿eh? Sobre todo si piensas que cobro una risa... Dan ganas de mandar a tomar viento todo y quedarte en casa...

Besos mil. Venga, venga, venga.

Vesania.- -

gracias por los bálsamos.... besicos.

laMima -

Que dificil es compaginar todo ¿verdad?..no hay manera hija.
Yo creo que vamos pasando etapas también, no eres la de antes por mucho que creas y de vez en cuando acusas el cambio.
Tranquila: puedes con lo que puedes y punto. Nadie te puede exigir más; ni siquiera tú misma por favor.
Mira, yo te cambiaba ahora un viajecillo de esos para poder estar sola un rato con mis pensamientos y respirar un poco..
Que leches, no nos conformamos con nada. :)))
Besos mil.

Fernando -

Ánimo amor! no te dejes aplatanar por la primavera, que tiene estas cosas. Besos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres