Blogia
A bitácora de Vesania:

RÍO REVUELTO

RÍO REVUELTO

En época de sequías, y con nuestras reservas de agua por los suelos, hay un río, el político que va y viene, diriamos que en avenida. Acostumbrados como estamos al viejo refrán de mucho ruido y pocas nueces con estos políticos que nos ha tocado en gracia, es fácil, en el correr diario, mirar a otro lado cuando vociferan desde sus púlpitos como niños en un recreo mal avenido.

No obstante, creo que el tema de fondo es importante, nos ha marcado, y lo arrastramos como losas durante, en muchos casos como el mío, toda una vida.

Recuerdo aquel mes de julio lejano, con el asesinato de miguel Angel Blanco, o aquella mañana en clase cuando nos dijeron que habían volado el Cuartel de la Avenida de Cataluña, o cuando oí gritar a mi vecina, (que no había querido vivir en una casa cuartel por si acaso...) abrazada a sus hijas porque había saltado por el aires el autobús que llevaba a su marido a trabajar al pasar por San Juan de los Panetes.

Serán estos recuerdos a fuego en mi mente, serán los telediarios abiertos con cuerpos mutilados, será que no concibo la violencia, será que no entiendo según qué discursos, o según que exigencias.

Serán probablemente muchas más cosas, las que me impiden seguir mirando a otro lado en este circo que se ha montado con la enésima y parece que definitiva tregua de ETA.

Decir, queda muy poco, los periodistas, apostados a su filón, al igual que los políticos están diciendo todo o casi todo lo que se puede decir, más bien vociferar...

A un lado las víctimas de ETA, abandonadas de repente por una sociedad que las arropó sin fisuras durante treinta años, y que ahora, les echa en cara, ¿les echa en cara? que pidan justicia (¡¡!!).

Al otro, toda suerte de juglares, comerciantes y charlatanes en un tira y afloja por sacar la tajada más grande.

Cuando esto acabe, que acabará, o al menos eso dicen, que todo acaba, tendremos a un lado casi 900 tumbas... ¿del otro? ¿¿??

Copio la reflexión que hacía el otro día una de las víctimas:

Un representante de las víctimas, Gabriel Moris, comentó al respecto: "La negociación sigue adelante incluso sin que los terroristas rectifiquen, sin que se retracten de ninguno de sus atentados y sin que hayan abandonado las armas. Los ciudadanos tienen que dejar a un lado toda esta demencia"

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Vesania.- -

Os pongo un enlace de Almendrón y su artículo: el virus nacionalista....

http://www.almendron.com/blog/?p=1035

Fernando -

Las víctimas tienen que darse cuenta que ya han hecho su papel: reflejar el dolor de una sociedad, ponerle cara, rostro a una sociedad a la que no le cabía en la cabeza lo que pasaba. Ahora las tendencias son otras. ¿No se dan cuenta que CANSAN? que desaparezcan de la esfera pública de una vez. Que ahora se llevan otras cosas, joder. Hemos venido a montar una fiesta por el fin de ETA. ¿No se dan cuenta? UNA FIESTA. Nos están jodiendo la fiesta. Amargaos egoistas...

(Lo anterior es irónico. Pero me recuerda mucho la sociedad española a la escena del gangrenado en la película La Playa, un peliculon sobre la miseria humana en grado sumo, lo mejor que ha hecho Di Caprio, por cierto. Lástima que la gran mayoría no entendiera nada.

Jesús -

Yo estoy de acuerdo en que se negocie mientras se cumplan unos criterios constitucionales. El verdadero problema es que es muy dificil negociar con asesinos.
PD. Enhorabuena por tu artículo

JoseAngel -

Pues espera, que la Eta no acaba aquí. Si las pistolas son argumento, y llevan a las famosas mesas, además de proporcionar pingües, pues no parece haber razón para dejarlas. Un toquecito de atencion cuando en cuando, ya se verá.

Fernando -

Si no se llega a la época de la justicia, es posible que se llegue a la época de la venganza. Que, dentro de lo que cabe, sería lógico, igualaría balanzas, y llevaría al hastío, a pactar lo que sea, como acabó pasando en Irlanda.
Pero nunca se sabe, el ser humano es impredecible.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres