Blogia
A bitácora de Vesania:

LOS CENIZOS

LOS CENIZOS

Con la llegada de diciembre, la colocación de las luces navideñas, y el desplome de los turrones en los centros comerciales, comienzan a dar la brasa los cenizos.

Son esas personas que en la máquina del café, en el ascensor, o incluso en alguna carta al periódico dicen aquello de:- Pues yo, odio la Navidad, el consumismo que lleva y sobretodo esta obligación de estar alegre....

y se quedan tan anchos, repletos de una enooooorme sensación de superioridad y de elitismo. De la misma manera que otros (y casi siempre los mismos) te dicen que no ven nada de nada la tele, como mucho los documentales de la 2 (sí, por eso ciertos programas tienen esas audiencias, porque no los ve nadie )

Y es que a una ya le cansan ciertas tonterías, la verdad.

Que vale que la Navidad es consumir en exceso, que te obliga a juntarte "demasiadas veces y demasiado seguidas" con toda la familia, que a veces alguna acaba saliendo en los periódicos, y otras muchas en urgencias...

pero tiene su parte buena, y me niego a que el cenizo de turno me la pise.

Bastante mala leche, miserias y desgracias hay el resto del año como para maldecir de la única semana al año en que nos empeñamos en ser más amables, en llamar a esos amigos de los que no sabemos nada desde las Navidades pasadas, o que hacemos un esfuerzo de titanes para no reñir con tu madre, con la cuñada, o con el suegro, y escuchar, por milésima vez las historias del abuelo.

Porque habrá exceso en esas fechas, pero ¡¡cuanta falta hay el resto del año!

Así que yo me dispongo a disfrutar de esos días, aunque sea porque toca, porque creo que no me van a sentar nada mal con los regímenes, las prisas, el estrés, y el trabajo, un poco de dulce, de colesterol, de afecto y de besos. Lo haré también por los que aunque quisieran, no lo van a poder hacer.

A veces pienso que tenemos tanto, que no lo valoramos, y que sentarse con la familia un par de noches al año, aunque sea por obligación, no deja de ser un privilegio que no está al alcance de todos. Así que menos refunfuñar ¡¡cenizos, que son unos cenizos!!!.

 

P.D. La imagen la he linkado desde Ecologistas en Acción.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Vesania.- -

¡¡y fuera los petardos también!! ;-)

Eduardo -

A mi lo que no me gustan son los petardos de noche vieja.

Isabel -

Qué razón tienes Carmen! Precisamente el martes, en el café me encontré con dos de esos cenizos...
A veces pienso que tiene que ser gente que no tiene con quién disfrutar de esos momentos, por mi parte, yo difruto de la familia, de las sobremesas, y de las conversaciones, me encuentro con familiares y amigos que no veo en casi todo el año (que viven fuera) y que me alegra mucho volver a ver.
Y además, este año serán las primeras Navidades con el peque, por lo que seguro que son distintas.
Aprovecho para desearles lo mejor a todos los cenizos, y a los demás, desearos FELIZ NAVIDAD y PRÓSPERO 2007!

Fernando -

Como no sé como dejar un comentario a Bambino en su blog...seré muy torpe...lo dejo aquí que "creo que lo lee"...y como no busco polémica...chapeau por "otro comentario" que me he encontrado por estos mundos nuestros...

inde -

Nada, hija, que es que debe de quedar fatal decir que eres normal: lo "cool" es decir que vas a contracorriente. Pero hasta en eso hay normas marcadas: esos cenizos van a contracorriente por donde va a contracorriente todo el mundo. O sea que, además de cenizos, borregos.

m ; ) -

El artículo de Luis Alehre en el AS del martes hablaba los cenizos en el fútbol... fuera los cenizos!

Fernando -

Di que sí...tanta tontería y después son los que mejor se lo pasan...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres