Blogia
A bitácora de Vesania:

VACACIONES EN ROMA

VACACIONES EN ROMA

Nada mejor que una escapada fuera de temporada. Precios asequibles, poca gente, buen tiempo...

todo eso es aplicable a casi cualquier destino que no sea Roma. Roma está repleta de gente en cualquier fecha y momento, y los precios, al igual que se hacía por aquí con los guiris, son un abuso, eso sí, el clima en primavera es perfecto, calorcito suave, chaparroncito cuando comienza a apretar y noches con chaqueta. Va a ser que estos romanos saben donde poner la capital de un imperio.

Han sido unos días estupendos, a pesar de mi barriga de casi seis meses, y del empedrado imposible para empujar la silla de Ixeia. Creo que todavía sentimos el traqueteo como quien trabaja con martillos neumáticos.

Mucho tráfico, y bastante poco civilizado. los semáforos brillan pos su ausencia, por contraste a Zaragoza dónde alguien del ayuntamiento tiene, seguro, acciones en la empresa de semáforos concesonaria. Vamos que ni tanto ni tan calvo. La agresividad de los romanos al volante resalta al intentar cruzar los pasos de cebra. Vamos, que paran solo, si no pueden de ninguna manera sortearte, pero mientras vas con tu barriga y tu hija de año y medio, están pasando coches, motos y autbuses como locos por delante por detrás, en diagonal... a mí al menos me resultó peligroso y estresante, ¡¡casi como para besar el suelo cual Papa al llegar por fin a la acera!!.

Me sorprendió la cantidad de vegetación que tiene Roma, me lo imaginaba mucho más secarral, y todo lo contrario, por todos sitios aparece vegetación mediterránea, rozando a menudo lo tropical. ¡¡y mucho laurel, claro!!.

Me encantó la Capilla Sixtina, y comparto la opinión sobre la genialidad de Miguel Angel, es impresionante. Sobretodo la escultura, cuando vas a ver la Piedad o el Moisés.

Me gustó el Coliseo, majestuoso, si te concentras puedes oír los gritos pidiendo sangre del graderío... sobrecogedor.

Me encantaron las callejuelas desde el Castillo Sant Angelo a la plaza Nabona, estrechas, con restaurante típicos...

Me decepcionó el Vaticano, no me pareció tan grande la plaza (supongo que a fuerza de oírlo, cuando llegas es un "no es para tanto"), y no me gustó que sea el único sitio de Roma en el que no dejan entrar el carrito de los niños, y todos los padres van con el peque en brazos, ¡será por espacio!!, estos curas siempre con ideas geniales, vamos. Un apoyo nulo a la familia en mi opinión...

El Vaticano me resultó poco acogedor, sí, ya sé que su grandiosidad no permite esperar mucha cercanía, pero creo que siendo un punto tan importante de peregrinación debería de aprovecharse en hacer "apostolado", deberían de estar los confesionarios accesibles, misa a todas horas, ¡¡será por curas en Roma!!, vamos, que sintieras calor de hogar, ¡que apeteciera rezar!. Me parece que no se enteran... a mí me da igual, pero pierden negocio y no las están viendo venir....

Estupendos los helados, los capuccinos, el no tener que cambiar moneda y el entenderte perfectamente en italiano, a pesar de no saber salir del "ciao" y poco más.

Los italianos tienen unas napias considerables, se les disimula porque tienen la cara alargada, y en general creo que no son tan guapos como dice la opinión generalizada, de hecho, como visten de diseño como los gays españoles, pierden mucho interés, la verdad ;-).

No te aceptan tarjetas de crédito en ningún sitio y te intentan cobrar lo que quieren, digo intentan, porque la mamma española, usease yo, se dedicó a reclamar en cuantos baretos y restaurantes nos intentaban colar alguna, que la verdad eran la mayoría, ¡¡qué morro que tienen!!

Vamos que España será el reino de los billetes de 500, pero allí el dinero negro fluye y fluye... algo les debe de quedar de ser la cuna de la camorra, claro...

Respecto al transporte público, metro, bus y tranvía, cubre muy bien la zona turística, pero pierde frecuencia clamorosa al salir de la zona civilizada... el metro B es la guerra al aproximarse a Termini, cuidadín con la cartera!!!, y si coges el tranvía y dirección radial para salir de la zona turística y ver algo de la Roma "de verdad" te das cuenta de que todas las grandes ciudades son muy parecidas, sus calles sucias, sus graffittis, sus barrios poco cuidados, sus mezclas de razas y colores, y sus casas sin pintar....

Roma es uno de esos puntos a los que hay que acercarse al menos una vez en la vida, creo, no tenía yo mucho interés a priori, la verdad, decía ¡para ver ruinas y piedras!, pero no, la verdad es que sorprende en muchos rincones, y supongo que la dominación romana de la península y la historia propia de Caesar Augusta hacen que sientas algo especial en el Circo, el Foro y al pie del Coliseo...

p.d.Foto: Ixeia disfrutando de un delicioso helado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

amigoplantas -

Pues para mi lo mas divertido de la visita a los museos vaticanos, incluida la Sixtina de marras, es contemplar cómo estas tu sentadito tranquilamente en un banco de esos inmensos pasillos, mientras la gente corre que te correrás se arrastra medio axfisiada y sudorosa tras esos guías con unos alambritos finalizados con plumeros de colorines que siempre se paran en los mismos lugares y dicen lo mismo

Del dichoso Vaticano, solo se salva la cúpula, eso si te subes arriba (tranquilamante) a disfrutarla a tus anchas; entonces sí que es bonita

Y de la ciudad como tal, bueno pues alguna cenita apacible en pequeños jardines con fuente interior y mesitas; algunos escaparates estupendos, la graciosísima y achifamosa Fontana de Trevi; y también, también, la Piaza Nabona y su entorno

inde -

Pos claro, Mima, pos claro... ¡Ay, Romaaa! ¡Y las birraaaasss!! ;)
Y la Fontana di Trevi, y San Carlino, y bah, bah, todo!
Mira que el Vaticano las ha hecho gordas (amén de bellas: al César, lo que es del César, etc.); pero sería cojonudo organizarles una campaña de desprestigio en toda regla por el tema de los carritos, jejeje.

Fernando -

parece el titulo de una vieja película...pero Roma como casi toda Italia son sitios donde siempre merece perderse alguna vez...besos gordi.

laMima -

Ay, yo estuve en Roma de viaje de estudios en 3º de BUP (ya verás cuando venga Inde por aquí...¡lo pasamos en grande!)
Me has hecho recordar.. tb me gustó especialmente la Piazza Nabona, del Vaticano me quedo con La Piedad y la Capilla Sixtina y me dejas megamosca con eso de que no pueden entrar niños con el carro ¡ISABEL, MANOS A LA OBRA!.
Roma es una ciudad magnífica, si señora, de las que hay que hacer un esfuerzo por visitar (vosotros si que sois valientes: con niña y medio).
Ah, ya estáis aquí. Os echábamos de menos.
¡Besos hermosa!
P.D. Ixeia está preciosaaaaa, le agarraba yo ese moflete....

Diego de Rivas -

Gracias por tu crónica que, además de estar bien escrita, recoges tu opinión sobre muchos áspectos: El tráfico, transporte público, Vaticano, los helados, el tiempo que hacía, forma de pago y los 500 euros y la belleza de los italianos.

Oye, y ¿Las italianas? que no has dicho nada.

Muy completa, de verdad. E Ixeia, muy guapa, observadora e independiente.

Y, ahora claro, de vuelta a Zaragoza ... qué pereza.

A ver si nos conocemos en el próximo bloggellón, sino es antes.

Saludos

Fernando -

Comienza la campaña para mandar a Isabel a hacer presión a Roma!
jejejejeje

Isabel -

Hay que solucionarlo de alguna manera... ¿que no dejan entrar carros en el Vaticano?
Buf, con la Iglesia hemos topado!
A Ixeia se le ve preciosa y disfrutando, sí!
Un saludo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres